Lunes, 25 Febrero 2019 13:22

Buen viaje Karim

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

FOTO KARIM

Karim llegó a Proyecto Nazaret hace más de un año. Sin conocimientos de español, pero con un claro deseo de construir su vida en España. Los continuos intentos por crear un negocio en su país con el que poder mantenerse él y su pequeña hija se vinieron al suelo una y otra vez. Por lo que decidió intentar sobrevivir fuera de Costa de Marfil, su país natal. Pudo prestarse dinero para llegar en avión hasta Marruecos, pero el resto de su viaje lo tuvo que hacer en patera.

Lleno de ilusiones por aprender, y después de pasar un tiempo en un centro en Huelva, llegó a Nazaret. Las vallas con las que se ha encontrado Karim no son de hierro y concertinas. La valla del idioma, las vallas legales, ….han sido las que Karim no ha podido saltar.
A pesar de su enorme esfuerzo por aprender español, y de demostrar día a día su capacidad y experiencia profesional, sus valores personales, su implicación y su responsabilidad, el seguimiento de cualquier indicación que se le hiciera para entender cómo acceder al mercado laboral en España…no ha sido suficiente. Porque nuestro sistema a veces no ve más allá. La rigidez de nuestros esquemas a veces hacen imposible valorar otro montón de habilidades personales, que son las que realmente nos configuran como persona trabajadora. Y volvemos a levantar una valla que hunde en la frustración y te relega al punto de partida.
Karim ha decidido continuar su viaje en otro espacio, en otros lugares y queremos seguir acompañando su viaje, respetando su decisión, pero preguntándonos también, si no estaremos perdiendo con nuestras exigencias la posibilidad de descubrir precisamente a aquellos y aquellas que pueden dar una carácter más humano a nuestros puestos de trabajo.
 

Miércoles, 20 Febrero 2019 10:31

Un día para la Justicia Social

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

El 20 de febrero se celebra el día de la Justicia Social. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) adoptó por unanimidad la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa el 10 de junio de 2008.

La ONU reconoce que el desarrollo social y la justicia social son indispensables para la consecución y el mantenimiento de la paz y la seguridad en las naciones y entre ellas, y que, a su vez, el desarrollo social y la justicia social no pueden alcanzarse si no hay paz y seguridad o si no se respetan todos los derechos humanos y las libertades fundamentales. Por ello espeta a los países y empleadores a trabajar por el bienestar humano real y sostenible ya no solo el consumo material.

Es paradójico que la ONU cree un día para defender la justicia social justo el año en que todo se desmoronó. La globalización no se ha traducido en una nueva era de prosperidad para todos, las desigualdades también aumentaron radicalmente en la mayoría de las regiones del mundo. La distribución individual de la riqueza se volvió aún más desigual. La desigualdad y las crisis alimentarias aumentaron creciendo exponencialmente las situaciones de pobreza.

En una época de abundancia, donde se busca agua en la luna y en Marte, pero en la Tierra mueren todos los días 1000 niños por falta de esta, algo tenemos que cambiar, y no remitirnos a un “día mundial” para que los jefes de estado de los países ricos queden bien en sus fastuosas reuniones.

La búsqueda de justicia social, debe ofrecer a cada hombre y a cada mujer la posibilidad de reivindicar libremente y en igualdad de oportunidades su justa participación en las riquezas que han contribuido a crear.

Debemos exigir medidas concretas para erradicar la pobreza, para llegar al pleno empleo, al trabajo decente, a la igualdad entre géneros, razas..., el acceso a los bienes sociales.

Sensibilizar, concienciar, llamar la atención, señalar que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades para que, a través de esa sensibilización, los gobiernos y los estados actúen y tomen medidas o para que los ciudadanos así lo exijan a sus representantes.  

Lunes, 18 Febrero 2019 11:27

Los sucesos del Tarajal... ¿por sistema?

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

 

MARCHA AL TARAJAL

Yves, Samba, Daouda, Keita,,, son solo algunos de los nombres de los fallecidos en la playa del Tarajal hace ya cinco años cuando intentaban cruzar la frontera española a través del mar.

Para ese día, solo eran números, como tantas otras veces: "15 inmigrantes murieron al intentar…”. Pero todo cambia cuando detrás de esa noticia aparece un nombre propio, que no solo hace referencia a una persona, sino al proyecto de toda una familia, que se ve ahogado en ese momento.

Desde Proyecto Nazaret esta es la realidad que vivimos cotidianamente. No es un proyecto que trabaje con un colectivo. Trabajamos con personas con nombre, apellido, familia, historia... y sueños, muchos sueños. Nacidos antes del día que deciden salir de sus casas. A veces de mutuo acuerdo con la familia; otras, la mayoría, casi a escondidas, para evitar el sufrimiento de esa decisión. Sueños que se van transformando, rehaciendo, creciendo... en un tránsito, a veces increíblemente duro, por diferentes países. La capacidad de sus sueños es lo que les hace pasar por diferentes lugares, bajo condiciones que nunca habrían pensado, como el desierto del Sahara. Desconocemos la cantidad de personas, compañeros, que han muerto en ese inmenso cementerio que nadie quiere nombrar y los que pasan intentan olvidar para poder seguir adelante, reforzando el deseo de, un día, devolver una llamada a su familia contando que han logrado sobrevivir…

Aún deben pasar por Argelia para poder buscar trabajos en condiciones de semiesclavitud, para poder volver a ahorrar algo de dinero que le permita llegar a un destino que desconocen. Y algún día consiguen pasar a Marruecos, chocando una vez más con la realidad de una sociedad que. en una gran parte. los excluye, donde la represión policial, financiada por "los acuerdos de cooperación en materia de migración" de Europa, intenta desmontar nuevamente los sueños a base de redadas, porra y exclusión, obligándoles a vivir en la zona de montaña alejada de la población, en condiciones que nunca antes habían vivido. Y si son atrapados... vuelven al punto de partida, al desierto. Una, dos, tres, cuatro veces intentan pasar por la valla de Melilla, Ceuta, por el mar, propcurando dar lo que piensan que es el último paso de su trayecto.

Pero ese día muchos, intentando dar el paso, pensando que llegaban al lugar donde poder empezar realmente su destino se encontraron con bolas de goma que impedían su acceso a tierra. Desconcierto, miedo, rabia, coraje…Todo hundido en el mar. Y no solo con los que fallecieron. Todos los que lo vieron, los que sobrevivieron y los que no pudieron ni intentarlo. Pero también muchos de los que, en esta otra orilla, veíamos sorprendidos cómo las normas internacionales más elementales eran vulneradas.
Y es que la “política de las pelotas de goma” sigue activa. Porque una vez aquí se siguen disparando argumentos de rechazo que hunden a diario a muchas personas que solo tienen interés en trabajar, construir, crecer...

Pelotazo de goma es pedir que se vuelva en la frontera a alguien que viene huyendo de la pobreza; pelotazo de goma es negar durante 3 años la posibilidad para encontrar un contrato de trabajo, incluso queriéndolo el empleador; pelotazo de goma es también cuestionar la posibilidad de tener asistencia sanitaria... por no “ser de aquí”; pelotazo de goma es que tengas siempre que explicar que tu creencia religiosa no está cargada de violencia, como ocurre con los musulmanes.

Recordar el Tarajal y hacernos presente como Caritas es unirnos a todas aquellas personas que juntos trabajamos por entender que previo a todos los derechos está la persona, con todos los derechos reconocidos como humanos por el solo hecho de ser persona.

 

Please publish modules in offcanvas position.