Valora este artículo
(3 votos)

Desde el departamento de Atención a la Grave Exclusión de Caritas Diocesana continuamos dando pasos en el desarrollo de la formación como uno de los pilares que nos definen.

Tras un diagnóstico de necesidades formativas desarrollado desde la Coordinadora de Exclusión que integra a los proyectos de calle de las Caritas parroquiales y el Centro Amigo de Cáritas Diocesana de Sevilla, se establecieron prioridades formativas para el curso 2019 que incluían necesidades referidas a salud mental.

En esa línea, bajo el título “Atención de personas que padecen con trastorno mental grave”, se planteó un ciclo formativo, dirigido a los agentes voluntarios que prestan su servicio en los diferentes proyectos que conforman el departamento y realizado con la colaboración del ETIC, equipo de las unidades de salud mental que trabaja directamente en la calle.

La demanda de asistencia desbordó todas las expectativas, obligando a la comisión organizadora a desdoblar la iniciativa en dos grupos. La asistencia ha superado el centenar de participantes.

Los voluntarios de los diferentes proyectos de intervención con personas en situación de exclusión social grave participaron durante los meses de febrero y marzo en sesiones donde se les posibilitó el compartir inquietudes, fortalezas y retos en torno al acompañamiento de personas con problemáticas relacionadas con la salud mental.

En esta línea, adquirimos el compromiso de asumir las situaciones de Salud Mental como una parte fundamental en la reflexión que vamos construyendo como equipos de atención a personas sin hogar, incorporándola a nuestra formación y a nuestras claves de trabajo diario, recogiendo, de la misma forma, las inquietudes de los espacios de coordinación de Cáritas en los niveles regional y confederal.

 
Viernes, 08 Marzo 2019 08:42

Para el 8 de marzo, todas con hogar

Escrito por
Valora este artículo
(3 votos)

mujeres, sinhogar, inclusionHoy, 8 de marzo, como cada año, celebramos el Día Internacional de la Mujer, siendo un momento idóneo para reflexionar sobre los avances conseguidos, los avances por conseguir y la participación de la mujer en los mismos, a pesar de esto, todavía, quedan personas y colectivos que se preguntan ¿porque un día para la mujer?

Podríamos decirles que, según la ONU, el 35% ha sufrido violencia solo por serlo, que desde 2003 han muerto casi 1000 mujeres por violencia solo en España, o que, las mujeres siguen ocupando los empleos más precarios, representan una mayoría en el mercado de trabajo informal y en el trabajo de cuidado no remunerado, por no hablar de la brecha salarial o del techo de cristal.

Por estas razones, y muchas más, se busca recordar que todavía queda mucho por hacer en la búsqueda y el encuentro de situaciones de igualdad. Quizá llegue el día en el que no haya nada que recordarle al mundo a este respecto, porque todos gozaremos de los mismos derechos y libertades. Mientras tanto, estas son algunas de las razones por las que todavía se hace necesario conmemorar un día como este.

Pero, ¿y si eres una mujer en situación de sinhogarismo?

Con la invitación de pensar en clave de igualdad y de innovación, los proyectos de atención a personas en situación de sinhogarismo queremos reivindicar la figura de lo femenino en las diferentes situaciones de calle y de exclusión social grave con los que vamos conviviendo.

La realidad de las mujeres en situación de sinhogarismo convive con situaciones de mayor vulnerabilidad, por múltiples factores, todos ellos complejos y que requieren soluciones complejas.

Por tanto, debido a la mayor vulnerabilidad de las mujeres en exclusión; a la mayor vulneración de derechos de estas; a la existencia de mayor número de recursos para hombres en situación de sinhogarismo; a la visión sesgada de los diferentes estudios realizados; a las situaciones de violencia mucho más crueles que sufren las mujeres en situación de sinhogarismo; y al, en definitiva, mayor estigma social que visualizamos en torno al colectivo, reclamamos en torno al Día Internacional de la Mujer:

  • Incorporar de forma específica la situación de las mujeres en los diferentes estudios que se realicen en torno a la exclusión social grave.
  • Tener en cuenta la situación particular de la mujer en situación de sinhogarismo en la adecuación de los recursos a los nuevos rostros de pobreza extrema.
  • Trabajar como línea específica la prevención del sinhogarismo con mujeres en riesgo de exclusión social grave.
  • Visibilizar a la mujer en situación de sinhogarismo en todas y cada una de las campañas que se realicen en torno a la sensibilización, formación y denuncia de las situaciones de calle.
  • Trabajar con los hombres en situación de sinhogar la situación específica de las mujeres en las mismas condiciones (mayor violencia, menor número de recursos, menor adaptación de los mismos…).
  • Favorecer el acceso de las mujeres en situación de exclusión social grave a recursos y dispositivos de inclusión y promoción social (programas de vivienda, de empleo…).
 
 
 
 
 
 
 
Jueves, 07 Marzo 2019 09:54

¿MENAS o niños?

Escrito por
Valora este artículo
(6 votos)

menas o niñoCon 12 años decidió salir de su casa, porque ya entendía que, siendo el único varón de la familia, huérfano de padre y con su madre enferma, debía hacerse cargo de la economía familiar. Caminó por las calles de la capital trabajando de lustrabotas. Pero no alcanzaba el dinero para mantenerse él y su familia, por lo que decidió probar suerte en otro país. No pudo despedirse de su madre directamente, quien tuvo que darle la bendición a través de un amigo.
Desde los 13 años caminó solo por países como Niger, cruzando el desierto, donde cuenta que deseó morir y que Dios le permitiese acabar ya con su sufrimiento de niño obligado a ser adulto demasiado pronto. Al fin llegó a Argelia donde pudo trabajar durante más de un año, pensando que ya podría asi enviar dinero a su madre. Sin embargo le hablaron de otro lugar, de otro país, más allá de un mar que nunca había visto, pero donde podría conseguir su objetivo. Y entonces el dinero fue para ahorrar y poder pagar su costoso viaje a esa especie de paraíso con el que tantos junto a él soñaban.
Pero no iba a ser fácil. La puerta del paraíso está cerrada. Es alta, con cuchillas. Su cuerpo de niño, que ya había crecido, tuvo que arriesgar varias veces la vida. Y al fin pudo conseguirlo, aún no sabe cómo, no se explica cómo pasó de un lado al otro, de donde sacó la fuerza. ¡ Saltar 3 veces 6 metros de altura!
A sus 16 años ya estaba en el paraíso. Pero aquí nadie le reconoce su edad. La policía solo quiere medir sus huesos. Esa prueba determinará su futuro. Pero nadie le pregunta cómo llegó, de donde eran sus heridas, qué buscaba aquí.El único interés era buscar la excusa perfecta para su “devolución”, que es como se llama en lenguaje policial a la expulsión al lugar de sufrimiento de donde ya venía.
Esta es la historia de muchos niños y niñas que llegan a España, englobados como MENAS, nombre que ya nos hace olvidar su condición de niños y los califica como inmigrantes atrevidos, precoces, olvidando la realidad de su situación de menor.
Cómo menor o como adulto.Da igual. En general no lo miran como persona. Y esta es la realidad de tantos menores que llegan a nuestro país y que quedan en un limbo al que nadie quiere dar respuesta concreta. Como dijo el Papa Francisco…Una vergüenza.
 

Please publish modules in offcanvas position.