Miércoles, 16 Enero 2019 10:24

La Ruta en Nochebuena

"Que no se me acostumbre el corazón, Señor..." Esta es la primera frase de la oración que hacemos antes de cada ruta, pero veo que, de alguna manera, busco las herramientas para disfrutar de mi cena de Nochebuena en familia habiendo vivido horas antes la experiencia de la ruta: nunca tantos hermanos dormidos, acurrucados en su cartón ya a las 7 de la tarde. Parece que la Nochebuena es aún más dura que cualquier otra noche y es mejor pasarla cuanto antes, dormirla entera, si es posible. Nos acercamos a esta realidad, que cada día nos es menos ajena, con un caldo, un sándwich, un par de mantecados y un pequeño Niño Jesús que nos recuerde, a él y a nosotros, que Dios nace de nuevo, para todos. Y nace para quedarse en nuestras vidas, ¡en las de todos!

Es difícil vivir la contradicción: aparece por delante un espejo en el que se ven mis apegos e incoherencias y busco la fórmulas para soportarlas sin cambiar... sin cambiar del todo. Incoherencias porque yo ceno cada día, duermo en mi cama y vuelvo a casa con mi familia después de cada ruta. Incoherencias porque no se me escapa que tengo mucho más de lo que necesito, porque a ninguno invité hoy a mi cena familiar ni al calor de mi hogar. No tengo explicación, ni palabras de consuelo, no sé por qué a él se le puso un día la vida tan cuesta arriba que solo vio esa opción que finalmente le condujo a vivir en la calle.

Y no tengo soluciones, ni para él ni para mí. Sólo se me ocurre poner nuestras vidas, las dudas y contradicciones en las manos del Señor, compartirlas para orarlas en comunidad y que venga su luz... Y siento en el fondo de mi corazón que es Él quien me dice que las tolere, que las sobrelleve con paz, esa paz que solo es posible si me mantengo pegadita a Él, como el pequeño sarmiento a la vid, que me exponga y me entregue lo que pueda y como pueda, que salga a Su encuentro en el encuentro con el hermano, que esta es una historia de amor y de salvación. Una salvación que no es suya ni mía, sino nuestra…, y que así, iguales, en medio de nuestras miserias, en cualquier momento será posible lo que también dice nuestra oración: que seamos "dos hermanos, que en un trozo del camino se dignifican mutuamente". ¡Así sea!

Magüi,
voluntaria del proyecto Pedro Dónders
de la Cáritas Parroquial del Santísimo Redentor.

El día 25 de noviembre se celebra el Día de las Personas Sin Hogar, eje central de la campaña "Nadie Sin Hogar", organizada por Cáritas Española, con la colaboración de FACIAM (Federación de Asociaciones de Centros para la Integración y Ayuda a Marginados), la fePsh (Federación de entidades de apoyo a las Personas sin hogar), la Xarxa d´atenció a persones sense llar y la plataforma BesteBi.

El Día de las Personas Sin Hogar, que sirve de eje a la realización de la campaña, se celebra desde hace veintiséis años el último domingo del mes de noviembre. Se trata de una fecha marcada para la visibilización de la realidad terrible de las personas sin hogar, el reconocimiento de su dignidad, la defensa y la reivindicación de sus derechos, y la reafirmación del compromiso social y ciudadano frente a la lacra del sinhogarismo. La campaña 2018, que se realiza bajo el lema "ESTOY TAN CERCA QUE NO ME VES. ¿Y TÚ, QUÉ DICES? DI BASTA. NADIE SIN HOGAR", pone el acento en la reivindicación de los derechos humanos y sociales de la personas sin hogar. La campaña constituye el tercer y último momento del ciclo trienal 2016-2018.

La campaña se apoya en diversos materiales de sensibilización en torno a la realidad del sinhogarismo. Decenas de Cáritas diocesanas tienen prevista la realización de diversas actividades de sensibilización, denuncia y sensibilización a lo largo de esta semana.

Por nuestra parte, Cáritas Diocesana y los equipos de atención a la grave exclusión nos sumamos a la campaña mediante diversas acciones conmemorativas, reivindicaticas, de sensibilización y comunicación que se realizarán en los próximos días, entre ellas la rueda de prensa que se celebrará el próximo miércoles, materiales de difusión a través de redes y medios digitales y la propuesta realizada a la Cáritas parroquiales para la celebración el domingo de un gesto de atención en cada parroquia.

Entre las acciones de comunicación, inauguramos también este nuevo blog, Al encuentro. Diario, acontecimientos y relatos de inclusión social, con el que ofrecemos nuestra pequeña aportación de comunicación frente a la urgente necesidad de iluminar y visibilizar la realidad oculta y ultrajante del sinhogarismo.

Lunes, 19 Noviembre 2018 06:26

444 no es un número

Bruce Gilden444 no es un número, sino una vergüenza de la ciudad del siglo XXI en la que vivimos.

En 2016, el Ayuntamiento de Sevilla realizó un cómputo aproximado del número de personas sin hogar que viven en las calles de nuestra ciudad. Y ese fue el resultado: 444.

Durante 2017, a través de los proyectos Levántate y Anda, Lázaro, Emaús, Cáritas Universitaria y Pedro Donders, Cáritas Sevilla atendió a 434 de estas personas. En cada ruta, durante cada noche del año, hemos querido salir al encuentro de los hermanos apaleados en el camino. En la acogida, hemos querido salir al encuentro de sus vidas y atender sus llamadas de socorro. En el acompañamiento, hemos querido salir al encuentro de sus aspiraciones de recuperación y desarrollo personal, y compartir con ellos el camino. Ruta, acogida y acompañamiento: los tres ámbitos de trabajo de nuestros proyectos, significados en la intención honda de salir al encuentro

444 no es un número. Son personas que han perdido casa, formación y oportunidades, trabajo, derechos sociales y laborales, relaciones y vínculos familiares y sociales. Salir al encuentro es reconocerlas de este modo: como personas con rostros concretos, con nombre y apellidos, con identidades e historias personales de pérdidas, anhelos y proyectos que se pueden ir recuperando y tejiendo en el seno de nuestras comunidades. Reconocerlas también en lo que las supera y se escapa de ellas: en las condiciones sociales injustas que padecen, en la negación de su dignidad y sus derechos, en las consecuencias "de la sociedad contaminada por la cultura del descarte".

Este camino, este diario, estos acontecimientos y experiencias son los que queremos contar en Al encuentro, este blog que hoy iniciamos con toda nuestra intención,

 

[Fotografía: Bruce Gilden]

Please publish modules in offcanvas position.