Lunes, 15 Junio 2020 11:02

Sentimientos encontrados

Escrito por Proyecto Nazaret
Valora este artículo
(3 votos)

Sentimientos encontradosTodos y todas conocemos a uno. Chicos jóvenes -la mayoría- que siempre han estado ahí, en "su" semáforo, con su paquete de pañuelos en la mano, o diversificando el negocio con parasoles o paraguas, según las oportunidades que ofrece el tiempo.

Siempre están ahí, generalmente con una sonrisa, en parte como estrategia de negocio para conseguir el euro que necesitan, en parte por su forma de ser. Algunos se han convertido, como ocurre con el roce, en conocidos, incluso con cierto grado de amistad, con el respeto que merece la palabra. A través de su español trabado, hemos sabido de su nacionalidad, del tiempo que llevan aquí, de las dificultades que encuentran. Y, en esa relación, no pocas veces han surgido espacios de ayuda espontánea, no solo en forma económica, sino de asesoramiento. Son encuentros que duran menos que las citas médicas: el tiempo en que un semáforo pasa del rojo al verde. Apenas segundos, pero suficientes muchas veces para dejar semillas de reconocimiento a ambos lados de la conversación. Segundos para dejar la mente abierta a reflexiones sobre los problemas cotidianos, sobre nuestras posibilidades de ayuda, sobre la impotencia, la rabia. Segundos para plantearnos cuestionamientos sobre la globalización, sobre la injusticia, sobre la función de la migración, sobre las respuestas posibles, sobre los miedos a las avalanchas, sobre lo absurdo de los discursos del odio. Su sonrisa nos habla también de resiliencia, cuestiona nuestros enfados por nimiedades, confronta lo que nos preocupa con sus preocupaciones. Y nos deja pensando cuando ya metemos la primera marcha para salir, porque el semáforo ya cambió a verde y algún impaciente nos pita para que avancemos, a veces incluso manifestando su disconformidad con que, encima, pongamos buena cara y apoyemos a esta gente que... debería estar en su país.

Esta semana hemos vuelto a verte de nuevo en tu lugar, después de estos meses en que el coronavirus ha puesto el semáforo en rojo para todos y ha hecho desaparecer tu sonrisa, como la de tantos otros que viven, sobreviven, de lo cotidiano en el sentido más estricto. No sabemos si ahora sonreías, porque la mascarilla tapaba la mitad de tu cara, pero tus ojos sí brillaban, quizás por la esperanza que representan para ti la vuelta a tu único medio de vida y nuestro euro insignificante.

Tampoco sabemos si el COVID-19 estará siendo lección suficiente para hacernos revisar nuestras prioridades humanas, para empujarnos a actuar más allá del asistencialismo cotidiano, para hacernos entender que son muchos los que, de no hacer nada, seguirán siendo descartados y quedarán al margen de la necesaria reconstrucción. Pero nos alegramos de verte, hermano.  

 

Visto 561 veces

Please publish modules in offcanvas position.