Domingo, 15 Marzo 2020 18:02

#YoNoTengoCasa

Escrito por
Valora este artículo
(8 votos)

Iba, esta mañana, caminando hacia Centro Amigo, en la absoluta soledad del Estado del Alarma recién decretado por el gobierno, pensando en qué decir si me paraba un policía y, de repente, me ha invadido la inquietud de todos los derechos que han sido suprimidos para las personas sin hogar de la ciudad. ¿"Abastecimiento asegurado" decían?.

Iba, ya de vuelta, camino a casa, a continuar con mi cuaresma en confinamiento, leyendo el Twitter y su, ya inamovible, trending topic #YoMeQuedoEnCasa, y he caído en la cuenta de la posibilidad de no tenerla.

Y es que, a pesar de las grandes muestras de solidaridad que estamos viviendo día a día, también nos encontramos con el tan manido “Sálvese quien pueda”.

El COVID-19 tiene que hacer que nos replanteemos -como sociedad, como personas y como cristianos- cuáles son nuestros mínimos necesarios para sobrevivir y cuáles son nuestras necesidades.

Me explico: si, cuando se intuye un posible confinamiento, lo primero que piensas es en comprar papel higiénico al por mayor, en buscar un lugar de costa donde resguardarte o en si podrás teletrabajar o no, creo -solo creo- que las bases de tu yo-social parten del individualismo más grosero.

Lo siento, pero no hay en tu conciencia ni la más mínima preocupación por el otro. Imagina no tener casa: ¿dónde me “confino”? ¿dónde me protejo? Las preguntas que se hacen hoy las personas sin hogar de nuestra ciudad son muchas. Y nadie sabe darles respuestas.

La vivienda, en esta crisis, parece ser un elemento fundamental para la protección comunitaria, para la autoprotección y para la protección del propio sistema público de salud. ¡Qué pena no haber entendido antes que la vivienda es un derecho! Tendríamos muchas más personas en España protegiéndose y protegiéndonos.

He aprendido, durante este fin de semana tan intenso, en informaciones que nos afectaban de primera mano, que solo en el desapego a lo material, en la reducción más absoluta de las tenencias, se puede asumir esta serie de normas desde el otro, y no desde el yo.

He podido observar cómo personas con limitaciones cognitivas, con enfermedades de todo tipo, tanto físicas como psiquiátricas, han comprendido que el gran quid del COVID19 no es el yo, sino el nosotros. Es el somos. 

Desde Centro Amigo, donde seguiremos cuidando, apoyando, preocupándonos, ocupándonos y, sobre todo, compartiendo en este particular retiro cuaresmal, os pedimos dos pequeñas cosas: no olvidar a todos los que se han quedado “confinados” en las calles, ya que, nosotros, por nuestras historias de vida, no tenemos más remedio que tenerlos en nuestros corazones y conciencias; y no olvidarnos de rezar por que las autoridades pertinentes los tengan en cuenta, ahora, en medio de esta crisis, donde la vivienda se ha convertido en el elemento fundamental para atajarla. Y también para que, cuando se termine, no debamos volver a recordar, frente a la necesidad  y la obligación de quedarse en casa, que hay decenas de personas sin hogar en nuestra ciudad que no tienen casa en la que resguardarse. 

Visto 1581 veces

Please publish modules in offcanvas position.