Martes, 07 Enero 2020 11:42

Pregón Navideño de Centro Amigo

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Buenas tardes a todos, esta es mi primera Navidad en el Centro Amigo y mirad como me estreno, ¡a lo grande! Por eso quiero que lo primero que resuene esta tarde aquí sea ¡GRACIAS! Gracias sobre todo al equipo del centro por regalarme la oportunidad de dirigirme a todos vosotros en esta tarde tan especial. Teniendo en cuenta, además, que he sido de las últimas incorporaciones al grupo de voluntarios, mi agradecimiento es aún mayor, ya que estoy segura de que hay aquí personas que tienen mucho más que yo que aportar y transmitir.
Me vais a permitir que de las gracias especialmente a las personas que me han ayudado a que mi trabajo como voluntaria sea más fácil. Esas personas son Maita, que me ha orientado desde el primer día y Fátima, que me organiza los acompañamientos estupendamente y que con su sonrisa permanente consigue que todo sea mucho más agradable.
Como he dicho mi recorrido en el centro es corto y a la vez intenso, porque así lo vivo yo, con mucha intensidad. Cuando comencé a colaborar con vosotros no sabía muy bien lo que me iba a encontrar y lo que he encontrado me llena y me satisface muchísimo.
Estoy contenta por haber sido capaz de salir de mi zona de confort y enfrentarme a compartir momentos con personas que han tenido una vida muy difícil y que te colocan delante de una realidad muchas veces incómoda, que me obliga a replantearme muchas cosas de mi propia vida.
Me siento además muy orgullosa de pertenecer a este grupo de voluntarios que, aunque personalmente conozco poco, durante estos meses he podido comprobar su disponibilidad, su gran generosidad y sobre todo el cariño que ponen en su trabajo.
Mi decisión de querer ser voluntaria se debe a el deseo de devolver un poco de lo que la vida me ha regalado. Mi vida hasta ahora ha sido plena, en el sentido de que siempre he estado rodeada de mis seres queridos, mi familia y mis amigos, y aunque perdí a mis padres demasiado pronto me considero afortunada porque siempre he tenido a quien recurrir, nunca me he sentido sola ante las dificultades.
Nos disponemos en estos días a celebrar la Navidad, y automáticamente pensamos en las comidas con la familia y los amigos, en los preparativos que esto conlleva, pensamos en las compras, en la decoración de nuestras casas, y nos parece que cuanto más preparamos estas cosas más bonita y feliz será nuestra Navidad. Pero esto, a mi modo de ver, es una navidad a medias, una navidad en minúscula. Y yo esta tarde quiero comenzar a celebrar aquí con vosotros, una Navidad en mayúsculas.
Navidad que rima con Fraternidad. Fraternidad entre personas de toda clase, color, cultura, nacionalidad o religión, entre personas que pensamos diferente pero que somos capaces de respetarnos. Y esto es una realidad palpable en el Centro Amigo. Esta es la verdadera Navidad en la que salimos al encuentro con el otro, con el que nos espera para ser acompañado. Y en este acompañar, me he encontrado con personas que me aportan mucho más de lo que yo les puedo dar a ellas. Y esto puede sonar muy típico, pero es así realmente.
En estos acompañamientos he recibido historias de toda una vida, ilusiones por cumplir, proyectos por realizar, ganas de seguir avanzando y mejorando cada día. Otras veces cansancio o miedo y otras muchas alegrías por los objetivos conseguidos. Pero sobre todo me encuentro con personas que están enormemente agradecidas por tener una segunda oportunidad y que me enseñan lo que realmente significa la Navidad.
Navidad significa nacer de nuevo cada día, luchar por la dignidad y la verdadera libertad de los hombres y mujeres de nuestro mundo. Navidad es aportar nuestro granito de arena para construir una sociedad más justa, en la que todos tengamos cabida y nadie sobre. Navidad es hacer de nuestro mundo un lugar más humano y compasivo.
Jesús nace y se hace presente entre los más débiles y es ahí donde debemos buscar su presencia. El nacimiento del Señor es una oportunidad perfecta para estar atentos a las necesidades de los hermanos, sobre todo de aquellos que no tienen quien los acoja y acompañe, como pasó aquella noche en Belén, nos dice San Lucas: “estando ellos allí, le llegó la hora del parto y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no habían encontrado sitio en la posada”. Mi mayor deseo en esta Navidad, es que todos seamos capaces de acoger y cobijar al hermano que lo necesita. Y que la alegría llene nuestros corazones, pero una alegría auténtica, aquella que nace de la certeza de que Jesús viene a salvarnos y que esta salvación es real, aquí y ahora.
Jesús nos trae un mensaje de liberación, él nos dice: “Venid a mí los que estéis cansados y agobiados que yo os aliviaré”. Por eso esta tarde me quiero dirigir con especial cariño a todos los acogidos del Centro Amigo. Os quiero decir que, aunque a veces parezca que el camino es demasiado difícil nunca perdáis la esperanza y buscad esa mano amiga que está cerca, en los educadores, que con tanto cariño y con la firmeza necesaria, trabajan para que recuperéis las riendas de vuestras vidas. En el centro Amigo habéis tenido la gran suerte de encontrar una familia, porque la familia va más allá de los lazos de sangre. En estos días se notan con especial intensidad las ausencias que todos tenemos, pero lo importante es recordar con cariño a esas personas que ya no se encuentran entre nosotros y valorar la presencia de los que comparten con nosotros la celebración de la Navidad.
Quiero esta tarde recordar también a todos los que han pasado por el centro y que ya no se encuentran en él. Especialmente a Ricardo y a todos los que se han marchado por cualquier otro motivo, deseo que allí donde se encuentren tengan el apoyo y el cobijo que todos necesitamos.
Deseo y creo que se puede hacer realidad una Navidad y una sociedad en la que no haya nadie sin un hogar. Para ello debemos remar todos en la misma dirección, las administraciones públicas, las organizaciones sociales y la ciudadanía en general. Debemos hacer visible la realidad de las personas sin hogar, para que todos seamos conscientes de que es un grave problema que no se puede consentir en una sociedad supuestamente desarrollada como es la nuestra.
Que el nacimiento de Jesús nos llene el corazón de ternura, de alegría y de esperanza en la posibilidad de un mundo más humano y solidario. Solo me queda desearos a todos una muy feliz Navidad y daros de nuevo las gracias porque aquí me siento ya en familia.
¡FELIZ NAVIDAD¡

Visto 43 veces

Please publish modules in offcanvas position.