Jueves, 07 Marzo 2019 09:54

¿MENAS o niños?

Escrito por Nazaret
Valora este artículo
(6 votos)

menas o niñoCon 12 años decidió salir de su casa, porque ya entendía que, siendo el único varón de la familia, huérfano de padre y con su madre enferma, debía hacerse cargo de la economía familiar. Caminó por las calles de la capital trabajando de lustrabotas. Pero no alcanzaba el dinero para mantenerse él y su familia, por lo que decidió probar suerte en otro país. No pudo despedirse de su madre directamente, quien tuvo que darle la bendición a través de un amigo.
Desde los 13 años caminó solo por países como Niger, cruzando el desierto, donde cuenta que deseó morir y que Dios le permitiese acabar ya con su sufrimiento de niño obligado a ser adulto demasiado pronto. Al fin llegó a Argelia donde pudo trabajar durante más de un año, pensando que ya podría asi enviar dinero a su madre. Sin embargo le hablaron de otro lugar, de otro país, más allá de un mar que nunca había visto, pero donde podría conseguir su objetivo. Y entonces el dinero fue para ahorrar y poder pagar su costoso viaje a esa especie de paraíso con el que tantos junto a él soñaban.
Pero no iba a ser fácil. La puerta del paraíso está cerrada. Es alta, con cuchillas. Su cuerpo de niño, que ya había crecido, tuvo que arriesgar varias veces la vida. Y al fin pudo conseguirlo, aún no sabe cómo, no se explica cómo pasó de un lado al otro, de donde sacó la fuerza. ¡ Saltar 3 veces 6 metros de altura!
A sus 16 años ya estaba en el paraíso. Pero aquí nadie le reconoce su edad. La policía solo quiere medir sus huesos. Esa prueba determinará su futuro. Pero nadie le pregunta cómo llegó, de donde eran sus heridas, qué buscaba aquí.El único interés era buscar la excusa perfecta para su “devolución”, que es como se llama en lenguaje policial a la expulsión al lugar de sufrimiento de donde ya venía.
Esta es la historia de muchos niños y niñas que llegan a España, englobados como MENAS, nombre que ya nos hace olvidar su condición de niños y los califica como inmigrantes atrevidos, precoces, olvidando la realidad de su situación de menor.
Cómo menor o como adulto.Da igual. En general no lo miran como persona. Y esta es la realidad de tantos menores que llegan a nuestro país y que quedan en un limbo al que nadie quiere dar respuesta concreta. Como dijo el Papa Francisco…Una vergüenza.
 

Visto 531 veces

Please publish modules in offcanvas position.